Posts etiquetados ‘Alsina’

Título: EL CLUB DE LA HIPOTENUSA

Autor: Alsina, Claudi

Editorial: Ariel

Publicación: Barcelona (2010)
Materia: Matemática recreativa
ISBN: 9788434453852

Resumen: “Un paseo por la historia de las matemáticas a través de sus anécdotas más divertidas.- un libro y ameno que lo podrá leer de muchas formas.- El orden de las anécdotas sigue más o menos, un orden histórico, privilegiando los tiempos modernos, pero si prefiere leerlas por orden alfabético de personajes, puede usar el índice onomástico del final.”

230 páginas.

Cornudos y numerados

Para las acaloradas discusiones vis-a-vis (<<sal a la calle y lo arreglaremos>>) un retorcido lenguaje oral y unos puños bien adiestrados son suficientes. Para mandar insultos a distancia (por ejemplo, en adelantamientos imprudentes de coches), a falta de gritos, las personas irascibles (¡hay muchas por lo visto, en calles y carreteras!) recurren a gestos con las manos, destacando italianos y españoles en el empleo del insulto gestual. Pero la gama de gestos insultantes es limitada en coherencia con el número de neuronas de sus usuarios. A nadie le es desconocido que con los dedos meñique e índice extendidos y los dos de en medio flexionados se evoca la forma de cuernos de un animal y con ella se califica de <<cornuda>> a la persona que contempla la escena. Esta gesticulación que hoy ofende fue en su día de gran interés numérico. En la numeración mímica romana este gesto con la mano izquierda era <<4>> y con la derecha era <<400>>. Así pues, si hace este gesto a una persona ducha en historia de las matemáticas puede ocurrir que el interpelado no se ofenda.

El Club de la Hipotenusa, Claudi Alsina

Anuncios

¿Emocionan las Matemáticas Profesor?

Publicado: 12 enero, 2012 de Pepe E. Carretero en Mundo Matemático, Tusitala
Etiquetas:,

Usted ha escrito libros matemáticos con títulos insólitos y hermosos. ¿Pueden emocionar las matemáticas?

Las matemáticas en sí mismas no emocionan, pero sus usuarios sí. Es un problema de cómo las comuniquen.

Respuesta de Claudi Alsina en una entrevista en El País